Noticias de Interés

Resumen de las noticias económicas y jurídicas más destacadas de la semana (del 8 al 11 de febrero):

En auge las empresas que miden la felicidad de sus empleados. Cada vez más organizaciones lo tienen claro: el trabajador optimista rinde más. Los empleados felices permanecen el doble de tiempo en sus tareas, tienen un 65% más de energía y su vinculación a la empresa es mayor, según un estudio del IOpener Institute de Oxford. Por eso aumentan las empresas que deciden medir su felicidad. Una tendencia incipiente –son una minoría todavía las compañías que invierten en ello-, pero que poco a poco va calando en la conciencia de las corporaciones. “Son técnicas muy sencillas de aplicar que no cuestan dinero y aportan mucha rentabilidad”, declara Rafael Peiró, gerente de Créetelo, consultora que enseña a líderes y empleados a mejorar el compromiso con la empresa. “Las empresas no son conscientes del impacto que tienen sus políticas, sus prácticas o sus estilos de dirección en el ambiente laboral. Un trabajador feliz es amable, sabe trabajar en equipo y antepone los intereses de los compañeros a los suyos”, concluye el Sr. Peiró.

Hacienda aplaza el plan que obliga a informar del IVA en tiempo real. La Agencia Tributaria ha trabajado más de dos años en el proyecto SII (Suministro Inmediato de Información), para que las empresas estuvieran preparadas cuando en enero de 2017 entrara en vigor. Sin embargo, ese plazo no se cumplirá. El borrador de real decreto que desarrollaba la obligación para las empresas de informar del IVA en tiempo real se publicó en julio de 2015, pero no llegó a aprobarse antes de la celebración de las elecciones generales. Fuentes de Hacienda alegan que no dio “tiempo a finalizar la última etapa de análisis del borrador”. El Gobierno en funciones no impulsará su aprobación y la lentitud en la formación del nuevo Ejecutivo convierte en prácticamente inviable la puesta en marcha en el periodo previsto.

Las pensiones bajarán un 30% hasta 2050. Las cuantías de las pensiones públicas perderán de forma acelerada poder de compra en los próximos años, si no se introducen modificaciones normativas inmediatas. Tanto la pensión máxima del sistema, como la mínima habrán perdido nada menos que un 30% de su valor en 2050: la máxima de ahora de 2.561 euros brutos por 14 pagas se reduciría a 1.797 euros mensuales de hoy, y la mínima de 634 euros por 14 pagas quedaría en el ecuador del siglo en 445,2 euros; en ambos casos, la pérdida relativa sería de un 29,8%. Esa es la conclusión de los cálculos realizados por los profesores Javier Díaz-Giménez (IESE Business School) y Julián Díaz-Saavedra (Universidad de Granada). Los números que arrojan sus exploraciones salen manteniendo el absentismo regulatorio, aplicando la legislación actual –incluido el factor de sostenibilidad financiera que entra en vigor en 2019– y considerando un comportamiento moderado de las tres variables básicas que afectan al sistema de pensiones: una inflación del 2% de media cada año, un crecimiento económico medio anual del 2% real y una evolución demográfica que se ajuste a las estimaciones centrales diseñadas por Estadística hasta 2064.

En enero de 2016 se han depositado en los registros de las distintas Autoridades Laborales un total de 124 inaplicaciones de convenios, que afectan a 1.927 trabajadores, y en la práctica totalidad con acuerdo entre empresa y representantes de los trabajadores, según los datos provisionales que recoge la Estadística de Convenios Colectivos publicada por el Ministerio de Empleo. En el 90,3% de los casos se han producido “descuelgues” de la cuantía salarial pactada en convenio. El 61,7% de los trabajadores afectados por las inaplicaciones se concentra en el sector servicios. La variación salarial media pactada para los convenios con efectos económicos conocidos y registrados hasta el 31 de enero asciende a 1,08%, incremento que se sitúa en el 0,71% para los convenios de empresas, mientras que para los de ámbito superior a éstas se sitúa en el 1,10%.

Las tres profesiones que registraron un mayor número de contratos entre octubre y diciembre fueron: los peones agrícolas (del campo, no para huertas, viveros y jardines), los camareros y los peones de industrias manufactureras, según el último Boletín Trimestral del Mercado de Trabajo elaborado el Servicio Público de Empleo, que corresponde al último trimestre de 2015. Así, a los peones agrarios se les hicieron más de 600.000 contratos en el tercer trimestre –el 12% del total–; seguidos de los camareros asalariados, que encabezaron la contratación de todo el sector servicios, con 523.654 contratos; y los peones de industrias manufactureras, con 322.718 contratos. Este elevado volumen de contratación tiene que ver no solo con la generación de empleo sino con la elevada temporalidad y rotación de este tipo de ocupaciones. De hecho, en los tres casos se superó la media de temporalidad de todos los contratos firmados en el último trimestre del año, que ascendió al 92%.

De | 2016-02-11T13:15:22+00:00 febrero 11th, 2016|Boletines|0 Comments

Acerca del Autor:

Deja Un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.