Se trata de una persona física  que había obrado de buena fe, y careciendo de antecedentes penales por delitos contra el patrimonio, intentó con nuestro asesoramiento alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores sin conseguirlo. Las deudas de mayor cuantía eran con dos entidades financieras, de 75.200€ y 72.800€, respectivamente.

Al no haber podido negociar con los acreedores, se procedió (por parte del mediador nombrado) a solicitar el concurso consecutivo cuyo procedimiento ha concluido este mes.

La suma de todos sus créditos era de 911.000€, principalmente por avales de los préstamos de una sociedad que fueron ejecutados contra su persona.

Por ello se le ha concedido el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho (BEPI). Así pues, el concurso queda concluido y el deudor puede volver a empezar de cero sin deudas.

“Este es otro caso de éxito de GAC, ya que  ha conseguido exonerar sus deudas por un importe de casi 1 millón de euros” declara Antonio Hermosilla, socio y Director del Departamento Concursal.

“Nuestro cliente era un empresario del sector comercial. Su empresa cerró y se quedó con todas las deudas que habían sido avaladas por él. Después del cierre encontró un trabajo por el que percibía 1.300€ mensuales. Evidentemente este sueldo no llegaba para atender todos sus créditos y en consecuencia, procedimos a tramitar el expediente de acuerdo extrajudicial de pagos. Ahora es una persona que puede volver a empezar de nuevo y sin deudas.”